¿Existe una percepción correcta del sobrepeso entre los argentinos? ¿Puede la dificultad para distinguir entre peso normal y sobrepeso ser un factor que incremente la epidemia de obesidad? La tasa de obesidad argentina (27%) es la más alta de Latinoamérica

¿Existe una percepción correcta del sobrepeso entre los argentinos? ¿Puede la dificultad para distinguir entre peso normal y sobrepeso ser un factor que incremente la epidemia de obesidad?

Según datos de una consulta en redes sociales, más de 9 de cada 10 argentinos son capaces de identificar ante una imagen si esa persona tiene sobrepeso u obesidad, y la mayoría es capaz también de distinguir entre peso normal o bajo.

Si los argentinos han llegado a ocupar el primer lugar en América Latina en la tasa de obesidad –más del 27%, según las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS)– y ocupa el podio de los países del continente entre los países con sobrepeso, junto con Canadá y Estados Unidos (los tres con más del 60% de la población), no es porque los argentinos no sepan identificar la diferencia entre bajo peso, peso normal y obesidad o sobrepeso.

Una encuesta realizada a través de las redes sociales por Pronokal Group, reveló que 9 de cada 10 argentinos pueden identificar correctamente el exceso de peso u obesidad, y más de la mitad es capaz de distinguir una figura con peso normal de las demás condiciones (sobrepeso u obesidad o bajo peso).

La encuesta se basó en una serie de preguntas en las que se solicitó a los usuarios que indicaran si las personas mostradas en una serie de imágenes tenían sobrepeso u obesidad, peso normal o bajo peso. El objetivo de esta acción fue averiguar la capacidad del público local para distinguir entre estas diferentes condiciones, dado que en otros países donde realizaron el mismo tipo de sondeo –como por ejemplo en España– se constató que "el principal problema de su población frente al exceso de peso es que el ciudadano no percibe correctamente la magnitud de su peso".

Coincidencia de la epidemia

Estos datos coinciden con los dados a conocer recientemente por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), a través de una encuesta sobre hábitos de vida.

La encuesta tomó como tema el fenómeno de las celebrities (actrices, modelos y otras personalidades públicas) que han sido catalogadas recientemente como "curvies", en el marco de la actual tendencia a romper con los cánones de extrema delgadez que tanto se han criticado en el mundo de la moda y del espectáculo. Los participantes del test debían observar una serie de 10 figuras de personalidades famosas identificadas como "curvies" pero con índices de masa corporal muy diferentes, y clasificarlas según su percepción en las categorías de "bajo peso, peso normal o sobrepeso/obesidad".

El principal problema de su población frente al exceso de peso es que el ciudadano no percibe correctamente la magnitud de su peso
De acuerdo a un estudio realizado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC, según su sigla en inglés) publicado en la prestigiosa revista científica The Lancet, una cuarta parte de los cánceres relacionados con la obesidad en 2012 (118.000 casos) son atribuibles al aumento del índice de masa corporal promedio (IMC) en la población mundial desde 1982, por lo cual son considerados "realmente evitables", por los autores de la investigación.

En la Argentina, 6 de cada 10 personas registraron exceso de peso y 2 de cada 10 obesidad, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo realizada en 2013 por la cartera sanitaria nacional. El estudio también arrojó que más de la mitad de los argentinos son sedentarios.

Según datos propios de la cartera sanitaria, la prevalencia de obesidad en nuestro país pasó en 8 años de un 14 a un 20% en la población adulta, según las encuestas nacionales de factores de riesgo de 2005 y 2013, lo que implica un aumento de un 42% en ese período.

Si a esto sumamos a las personas con sobrepeso, estamos hablando de casi un 60% de la población con exceso de peso, con el riesgo para la salud que esto implica.

Peso saludable ideal

Según la OMS, una persona tiene un peso normal o saludable cuando su Índice de Masa Corporal (IMC) –resultante de dividir el peso de una persona en kilogramos por el cuadrado de la altura en metros– se encuentra entre 18,5 y 24,99. Una persona de 1,60 m y 63 Kg tendría entonces un IMC de 24,61, lo que indicaría que se encuentra dentro de los parámetros del peso "normal" o saludable. Un IMC por encima de 25 indicaría sobrepeso, obesidad si es que está por encima de 30, y por debajo de 18,5 indicaría peso bajo o insuficiente.

¿Cuál fue el resultado de la encuesta? En el caso de las figuras de personas con sobrepeso, como mínimo el 92, 31% de los encuestados fue capaz de identificar correctamente (en algunas de las figuras, esta identificación correcta fue del 100%).

En el caso de las figuras de supuestas "curvies" con peso normal, la identificación correcta fue igualmente alta (como mínimo en un 76%, pero en algunos casos llegó también al 100%) y hubo alguna dificultad para identificar a las figuras con bajo peso, aunque de todas maneras más de la mitad de los encuestados lo hizo correctamente.

Los expertos en salud indican que las consecuencias del sobrepeso y la obesidad en el organismo se ligan a un factor de riesgo de infarto y ACV, de diabetes, hipertensión arterial y dislipidemia, de enfermedad renal y de algunos tipos de cáncer, así como problemas severos de columna, entre otros.

Quienes objetan el modelo de la OMS

Un equipo de científicos de la Universidad Politécnica de Auckland, Australia, estimó que la pandemia de la obesidad estaría aún mucho más extendida de lo que se creía, y de los propios datos de la OMS. El artículo, publicado en la revista Frontiers in Public Health, considera que en los países desarrollados el porcentaje de obesos llega hasta el 90% de los hombres adultos, el 80% de las mujeres y el 50% de los niños.

Este nuevo panorama radica en lo que los investigadores consideran obesidad. Su tesis desacredita el sistema de índice de masa corporal (IMC), método que tiene cada vez más detractores, ya que asocia la estatura y el peso de una persona.

De acuerdo a especialistas esta fórmula no siempre ayuda a predecir si una persona va a tener problemas de salud asociados al sobrepeso. En cambio, utilizaron el indicador que marca el exceso de grasa. Para hacer este trueque sistémico aseguraron que diversos estudios demuestran que muchos individuos se consideran delgados o con un ligero sobrepeso, aún cuando tienen un porcentaje de grasa elevado.

Joomla! meta tags