26-01-2013. ENTREVISTA A ELEONORA WEXLER Y FELIPE PIGNA

logotiempoargPor: Diego Gez

A partir del libro del doctor Daniel López Rosetti, el popular historiador con gran trayectoria televisiva ideó un
 programa que indaga aspectos de la salud de grandes personalidades, siempre con la ficción como aliada. En el debut, la actriz hará de Eva.
 

Suele decirse que la historia es como un recorrido inmenso, pero que a pesar del mucho tránsito que pueda ofrecérsele, siempre tiene nuevas aristas por conocer, como si tuviese intersticios eternamente dispuestos a ser descubiertos. Tal vez fue eso lo que motivó a Telefe a jugarse por un programa que revisa la historia haciendo foco en las dolencias de personalidades míticas de nuestro pasado, exhibiendo aspectos poco explorados y en varios casos desconocidos.
Por eso, desde hoy y todos los sábados a las 23:30, el doctor Daniel López Rosetti junto con el historiador Felipe Pigna indagarán aspectos íntimos de personalidades como el Che, Belgrano, San Martín, Alfonsina Storni o Discépolo, aunque siempre bajo un pretexto médico y con la ficción como aliada.
Y si todo tiene un inicio, entonces la chispa que desencadenó todo un programa fue el libro Historia clínica, de López Rosetti, donde Pigna se encargó del prólogo, más allá de su feedback como historiador experto en cuestiones editoriales. "Para mí fue un honor hacerlo, más allá de que me encantó el libro", dice Pigna, develando algunos de los por menores del flamante programa. A su lado, Eleonora Wexler, quien interpretará a Eva Perón en el primer capítulo, escucha atenta y algo más tarde develará los detalles sobre su papel en la serie.

 

–La aceptación del libro de Daniel es sabida, ¿pero cuánto costó llevarlo a la pantalla?
Felipe Pigna: –Costó muchísimo. Pero lo más costoso fue incluir nuestra intervención en el libro, es decir, la de Daniel y la mía. Estaba claro cómo iba ser la parte ficcionada, pero nuestra parte no estaba definida porque queríamos algo distinto. Algo que no fuera un copete, una explicación o cosa doctoral.
–Lo difícil era escaparle a lo solemne.
FP: –Tal cual. Ahí fue surgiendo la idea, con muchas charlas al respecto. Salió lo de armar un backstage con el actor y la actriz, y empezar a darles elemento históricos, pero también queríamos dar aspectos médicos para armar lo que serían sus personajes. Eso serviría como excusa para que el televidente se introduzca en el tema. Y ese sería un primer disparador que contiene la temática de la serie.
A Felipe, la fórmula "libro+TV" le decantó enseguida como algo viable. Inmediatamente vio algo televisivo en todas sus páginas por todo lo que planteaba, más allá de lo interesante de cada uno de los personajes. Afirma que "hay un punto de vista humano tan común a todos nosotros como la enfermedad, como determinante y muchas veces condicionante de las vidas humanas. Así que la idea me pareció buena y trasladarlo a la televisión era más que atractivo."
Enseguida, es Wexler quien da pistas de una dupla que a priori se muestra interesante. "Son una bomba los dos juntos, y no podés parar de preguntarles cosas todo el tiempo. El programa dará a conocer todo eso que generan, lo aseguro. Una vez que los escuchás, no podés parar y a ellos no les molesta porque ambos son apasionados de todo esto. En lo personal, cuando me contaron el proyecto y de la posibilidad de hacer al personaje de Eva, dije que sí enseguida. Encima, estaban Felipe y Daniel en todo esto, así que mucho más no pude decir. Acepté inmediatamente", aclara.
–Eleonora, ¿habías interpretado a Eva anteriormente?
Eleonora Wexler: –Había hecho a Eva pero desde otro lugar, un poco más lejano. Había hecho muchos años atrás el papel de Eva en Eva y Victoria en teatro. Sin tener una cercanía, para mí fue muy importante hacerlo porque me llegó mucho. Esto es otra cosa, porque tengo que meterme en el personaje de una manera diferente, con mucha información para contar lo que tenía que contar. Es decir, desde que toma conciencia de su enfermedad hasta su muerte. El envío tiene poco de la parte política, porque se basa en la relación médico/paciente. Daniel y Felipe hacen hincapié en lo humano y cómo transitaron estos personajes, que uno los ve desde el bronce. Se trata de ver esas vicisitudes humanas, sobre todo siendo lo que eran y lo que significaban para el pueblo.
–¿Investigaste aspectos relacionados con su enfermedad? ¿Llamaste a Felipe por aspectos puntuales?
EW: –¡Lo volví loco! Fue muy generoso conmigo y me dio comentarios que me sirvieron mucho. No quería apabullarme con tanta información porque hay mucho, con cosas específicas y documentales. Underground también nos pasó cosas, hablé con Daniel y con mi hermana, que es médica, y después con una oncóloga especialista. Tuve acceso al Museo Evita, entre otras cosas más. Me empecé a empapar de ese mundo que me pareció cautivante e interesante, así que sentí que era poco lo que tenía que contar, aunque muy intenso.
–La intimidad de los casos contiene lo más atrayente de las historias. ¿Tuvieron la oportunidad de tener acceso a archivos reservados o información de ese tipo?
FP: –Daniel trabajó con archivos médicos y con gente que estuvo cerca de los pacientes, como médicos y enfermeras. Particularmente, y en algunos casos puntuales, como en el caso de Evita o Perón, Daniel llegó a conseguir electrocardiogramas. Se establecieron cosas muy importantes en el electrocardiograma de Perón como, por ejemplo, el impacto que recibió el día de la tragedia de Ezeiza, o el día que echa a los montoneros de la Plaza de Mayo. Es decir, cómo lo emocional influía en una persona cardíaca. Es muy interesante porque se puede ver cómo influía lo político en su historia clínica.
–¿Siempre te interesó cómo afectaba la medicina en determinadas figuras de la historia?
FP: –Primero, me interesaban los casos más notorios. Después, cuando lo conocí a Daniel, me di cuenta de que todos los personajes históricos tienen una vinculación con lo médico que es muy interesante. Hay algunos personajes donde lo médico es insoslayable, como en el caso de Evita, el Che, Perón.
–Sobre todo, cómo hubiese cambiado la historia si estas personas hubiesen tenido el acceso a los avances medicinales de estos días.
EW: –Sí. Es algo que, inclusive, surge en el capítulo inicial.
FP: –Eso es una constante en todo el ciclo. Inclusive, hay en esta serie mucho de docencia en el buen sentido, porque se aprovecha para hablar de medicina preventiva. Cómo se pueden prevenir las enfermedades que afectaron a los protagonistas de la serie.
–En nuestra historia existen casos muy interesantes de ser evaluados. Por ejemplo, ninguna de las balas que atravesaron al Che le llegó al corazón.
FP: –Eso pudo verse por la autopsia. Ese documento puso en claro que el hombre sufrió muchísimo, y todas esas balas que recibe, ninguna de ellas mortal, hablan de la larga agonía que padeció. Esto tiene que ver con los miedos que tenía el soldado Terán, quien lo ejecutó. El Che lo ve temblando y le dice: "Ánimo, va a matar a un hombre." Esa situación hace que ninguna bala sea letal. Bueno, justamente por estos datos sabemos que sufrió muchísimo.
–En televisión, hubo programas que tocaron las circunstancias en las que murieron personajes célebres de nuestra historia, pero varios de ellos lo hicieron superficialmente. ¿La intención es ir a fondo esta vez?
FP: –Eso es lo que intentamos, por lo menos. Lo hacemos siempre dentro de un contexto histórico. Permanentemente hacemos alusiones al contexto social como condicionantes de una época. Por ejemplo, cuando hablamos de Quiroga no lo hacemos desde el punto de vista de su suicidio, sino de una época donde hubo grandes suicidios, en el contexto de la Década Infame, donde se mataron Lugones, Alfonsina, Quiroga y Lisando de la Torre. No es una época de suicidios sino de una época de desencantos.
–Volviendo al capítulo inicial, ¿cómo les afectó durante su vida la figura de Eva?
EW: –A mí me atravesó. Yo no tenía un gran conocimiento político de Eva ni una cercanía hacia ella. Esto me acercó su figura y quiero saber más. Al comprender cosas de su vida, de dónde venía, lo que hizo, lo que quería, sus sueños. Eso me despertó una gran admiración.
FP: –De chico fue una figura muy presente en mi vida. Desde lo familiar se hablaba mucho porque vivía en una casa antiperonista. Después, en la adolescencia, durante mi militancia en la UES, en la escuela secundaria seguí en contacto con su historia. Para todos nosotros era una figura emblemática y muy querida. Al recibirme, años más tarde, surge la mirada del historiador, algo distinto y más equilibrado. Pero por supuesto, sigo teniendo por Evita una profunda admiración porque se trata de un personaje único en la historia mundial. Me animo a decirlo porque en ese momento de la historia, a mediados del siglo XX, no hubo mujeres que tuvieran semejante nivel de protagonismo y de compromiso con su tiempo. «

Lo que se viene
Una recorrida amplia. Primero fue la radio y luego la televisión. Felipe Pigna recuerda uno de sus primeros contactos con el público masivo a partir de su incursión en radio. Fue en Cuál es?, el programa de Mario Pergolini que actuó como trampolín para su debut televisivo. "En radio tuvimos una columna que llego a durar una hora, siempre hablando de historia. Ya con Algo habrán hecho en TV la cosa fue más grande. Al otro día de estar en tele me paraba todo el mundo, me tocaban bocina y esas cosas. Fue un programa que llegó a medir 25 puntos."
Yéndonos hacia atrás, tal vez el inicio de todo fue el lanzamiento de Los mitos de la historia argentina (2004), un libro que llegó a ser reeditado unas doce veces en un año. "Creo que lo que lo difícil de todo fue lograr que un libro se ubique dos años seguidos primero en los rankings. En total fueron 27 ediciones con una editorial y unas cuantas con otra", aclara. Y a su vez da la primicia: "Dentro de poco sale la quinta parte de Los mitos, que abarca el período 1955 a 1966, donde nace el huevo de la serpiente", concluye.

"Es algo cíclico"
Balance de 2012. Los últimos doce meses de Eleonora Wexler son definidos por ella como muy buenos, pero también con algunos replanteos. Durante buena parte de 2012 dedicó su tiempo a Cock, la obra que sigue en cartel y de la que mucho se habló en el mundo del espectáculo. "Se trata de una pieza teatral a la que siempre hay que domarla, siendo eso lo lindo del teatro. Lo que puedo decir es que se trata de una obra de la que no te vas sin pensar. Habla de una sociedad más abierta con los vínculos. La disfruto mucho", dice, sincerándose.
¿Y la televisión? ¿Qué significa para ella en tiempos donde el modelo de éxito se basa en una pista de baile? "Creo que hay público para todo y, en lo personal, prefiero consumir otras cosas. De todas maneras, es algo cíclico. De recibir una propuesta como esa, diría que no me interesa. Yo soy actriz", afirma.

el libro no es un trabajo de medicina
Su relación con la historia. Antes de ser amigos, fueron médico y paciente. Doctor e historiador se conocieron de esa manera, y tiempo después de aquello ahora palpitan lo que será la traslación de un libro hacia la televisión. "Hace unos años, cuando estaba escribiendo el libro, Felipe se enteró de mi trabajo en proceso, y tiempo más tarde se encargó del prólogo. Fue un lujo contar con él porque me estimuló mucho", dice. Pero enseguida aclara que todo lo que engloba a Historia Clínica, como libro, no es un trabajo de medicina sino un pre texto para conocer a un mundo de personajes. "Los médicos conocemos a los pacientes porque queremos, así que todo eso fue otro pretexto para conocer a los personajes. Soy profesor de la facultad y siempre le inculco a mis alumnos la curiosidad". Para explicar su relación con la historia, aclara siempre le interesó. "Fundamentalmente porque permite conocer a esos personajes desde puntos de vista diferentes; de otros lados. El programa parte desde un punto de vista no doctoral."

Joomla! meta tags