Unos cardiólogos han desarrollado una terapia genética mínimamente  invasiva mediante la cual pueden transformar células musculares de  corazón ordinarias en células especializadas en mantener el ritmo, que  de este modo pasan a conformar lo que puede describirse como un  "marcapasos biológico", y que en el futuro quizá podrían hacer  virtualmente innecesarios a los marcapasos electrónicos.

El equipo del Dr. Eduardo Marbán, director del Instituto Cedars-Sinai del Corazón, en los Ángeles, California, Estados Unidos, ha demostrado  que el marcapasos biológico es apto para las necesidades de la vida  cotidiana de casi cualquier persona. Él y sus colegas son además los  primeros en reprogramar una célula cardiaca en un animal vivo para curar de forma efectiva una enfermedad.

En opinión del Dr. Eugenio Cingolani, del equipo de investigación, en el futuro, estas células capaces de conformar un marcapasos biológico  podrían ayudar también a bebés nacidos con ciertas alteraciones  cardiacas graves y a los que no se les puede implantar un marcapasos  electrónico.

En el estudio, a cerdos de laboratorio con un bloqueo cardíaco completo  se les inyectó un gen, llamado TBX18, durante una intervención  mínimamente invasiva (mediante un catéter). En el segundo día después de que el gen fuera introducido en el corazón de los animales, los cerdos  que lo recibieron mostraban latidos con un ritmo notablemente más rápido que aquellos que no lo habían recibido. Este ritmo enérgico persistió a lo largo de todo el periodo de seguimiento de estos animales.

Viernes 15 de Agosto de 2014

Joomla! meta tags