ULTIMAS NOTICIAS ir
 
ENTREVISTAS ir
 
Ceder la Palabra Dr. Daniel López Rosetti!
 
 
CONSULTORIO ir
 
RCP: Reanimación Cardiopulmonar - Solo con tus Manos
 
 
NOTAS DE SALUD ir

CLÍNICA MÉDICA

  • Sedentarismo, enemigo íntimo de tu corazón

    sedentarismo1El sedentarismo es el responsable del 5% de las enfermedades cardiovasculares, según un informe de la World Heart Federation

    La inactividad física es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular. Y, según indican investigaciones recientes, su incidencia en el sobrepeso y la obesidad de los españoles es mayor que la que ejercen las calorías que ingerimos. El dato preocupa a los expertos sanitarios ya que, en nuestro país, 4 de cada 10 personas se declaran sedentarias. Por el contrario, incluir en la rutina del día a día la práctica deportiva puede alargar y mejorar nuestra calidad de vida y reducir uno de los principales factores de riesgo cardiovascular. A continuación se explica por qué el deporte funciona como una medicina y se dan pautas de ejercicios aliados del corazón.

    Hace unos meses un estudio daba la voz de alarma: en la actualidad, el sedentarismo incide más en el sobrepeso y la obesidad que las calorías que ingerimos. Así concluye el trabajo de Antropometría, Ingesta y Balance Energético en España (ANIBES) elaborado por la Fundación Española de la Nutrición (FEN) en colaboración con expertos científicos. Ese dato no solo evidencia que ahora hay más sobrepeso entre la población española que hace tan solo unas décadas, sino también que estamos poniendo en peligro nuestra salud. La razón es que hoy en día somos más sedentarios que nunca, y el sedentarismo es uno de los peores enemigos de nuestro bienestar. De hecho, se incluye como factor de riesgo cardiovascular. Y es tan importante, que se sitúa al mismo nivel que la hipertensión, la diabetes o los niveles de colesterol elevado.

    A pesar de esa circunstancia, un 40% de los españoles se declara sedentario -un 46,6% de las mujeres y un 35,9% de los hombres- según la Encuesta Nacional de Salud, lo que supone que casi la mitad de la población está poniendo en riesgo su salud. Como muestra, un dato: según un informe elaborado por la World Heart Federation, la inactividad física es directamente responsable de al menos un 5% de las enfermedades cardiovasculares. De ahí que desde el colectivo médico intenten concienciarnos de la importancia de practicar ejercicio a diario. "La prevención es esencial", asegura el doctor Leandro Plaza, presidente de la Fundación Española del Corazón. "Hay que hacer hincapié -afirma- en el control de los factores de riesgo cardiovascular, y el sedentarismo y la obesidad son algunos de los más destacables que, además, dependen en gran parte de nuestra voluntad".

    ¿Por qué el deporte funciona como una medicina?

    Aunque hemos escuchado en cientos de ocasiones el mensaje de que el ejercicio es bueno para nuestra salud, pocas veces nos detenemos en el porqué. Y son los efectos que el deporte tiene en nuestro organismo los que con más facilidad pueden convencernos de que lo incluyamos en nuestra rutina. Entre ellas, los especiaslistas destacan las siguientes:

    Tanto la calidad del hueso como la fuerza muscular, la elasticidad, el sistema inmunológico o la eficacia cardiorrespiratoria mejoran de forma considerable.

    Aumenta la memoria y reduce el riesgo de padecer depresión, ansiedad y estrés.
    Un estudio del Instituto Karolinska (Suecia) constató que el ejercicio físico disminuye el riesgo de sufrir cualquier tipo de demencia en la vejez y puede reducir hasta en un 40% el riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular.
    Mejora la composición corporal y, con ello, ayuda a controlar la tensión.
    Junto a una dieta cardiosaludable, disminuye el riesgo de contraer diabetes tipo 2.
    En personas con baja resistencia aeróbica que precisan ayuda para realizar las tareas de la vida cotidiana, la práctica de un ejercicio físico mejora su consumo máximo de oxígeno y les hace ganar independencia.
    Reduce las cifras de colesterol en sangre y la grasa total del cuerpo.
    Ejercicios aliados de tu corazón

    Al incluir el deporte en nuestra rutina, las opciones pasan por decenas de posibilidades en función de los gustos, horarios y demás circunstancias personales. Pero si podemos escoger, ¿qué deporte resulta mejor para nuestro organismo? ¿Cuál aporta mayores beneficios a nuestra salud cardiovascular?

    Según los expertos, hay dos tipos de ejercicio:

    Dinámico o aeróbico: requiere de un trabajo muscular dinámico. Este tipo de ejercicio moviliza grandes grupos musculares que producen cambios en la longitud de la fibra del músculo y poco aumento de la tensión. Suelen ser actividades prolongadas que precisan un incremento en el consumo de oxígeno, por lo que se denominan también ejercicios aeróbicos. Entre ellos se encuadran los siguientes: caminar, correr, nadar o andar en bicicleta.
    Estático, de fuerza o anaeróbico: suelen intervenir grupos musculares concretos y ser de corta duración. Dentro de él podemos diferenciar dos tipos: el ejercicio isométrico y el ejercicio isotónico. El isométrico produce una contracción muscular sostenida contra una resistencia fija que no se puede vencer (por ejemplo, empujar una pared), mientras que el isotónico sería una contracción muscular contra una resistencia que la musculatura implicada puede vencer (por ejemplo, mover pesas de pocos kilogramos).
    Aunque en gran parte de las actividades y deportes que realizamos se mezclan ambos tipos de ejercicio, siempre destaca uno de ellos. Y si buscamos los mayores efectos beneficiosos a nivel cardiovascular, los ejercicios predominantemente aeróbicos o dinámicos son los más indicados. Se ha demostrado que previenen la aparición de la enfermedad cardiovascular y, en el caso de existir ya dicha enfermedad, disminuyen las complicaciones y aumentan la supervivencia.

    ¿Cuánto deporte hacer?

    Según la doctora Carmen de Pablo, cardióloga de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, a las personas sanas se les aconseja realizar ejercicio aeróbico, como caminar, andar en bicicleta o nadar, a intensidad moderada al menos 30 minutos la mayoría de días de la semana. Si se trata de personas entrenadas, esta recomendación podría sustituirse por entrenamiento de mayor intensidad.

    En cuanto a las personas sedentarias, lo idóneo es que comiencen con ejercicio de baja intensidad y cortos periodos para ir aumentando tanto la intensidad como el tiempo de forma progresiva. Pero, además, el deporte debe complementarse con un incremento en el ejercicio de la vida diaria: ir caminando a la oficina, usar las escaleras en lugar del ascensor, bajarse un par de paradas antes en el autobús cuando vayamos a otro lugar de la ciudad... Esos cambios en nuestra rutina pueden suponer la diferencia entre un buen y un mal estado de salud.

    Ejercicio después del infarto, ¿sí o no?

    El ejercicio es fundamental en la rehabilitación de los pacientes con cualquier tipo de cardiopatía, incluso los que han sufrido infartos. Pero el primer paso es consultar al médico, que determinará el nivel de esfuerzo por medio de una ergometría o prueba de esfuerzo. Será el especialista quien diseñe el programa de rehabilitación cardiaca.

    Consejos para los pacientes cardiovasculares:

    Consulta a tu médico antes de comenzar o retomar la actividad deportiva. Tu historial y una prueba de esfuerzo determinarán qué tipo de ejercicio puedes practicar y a cuánta intensidad.
    Realiza siempre ejercicios de calentamiento.
    Ejercítate en grupo, según tu edad o grado de incapacidad. Te dará seguridad sobre todo al principio.
    Hay que relajar la musculatura. Cuando se trabaja con cierta tensión, la tonicidad muscular es superior a la normal y causa fatiga y cansancio.
    No hay que llegar a la fatiga en ningún caso. El ánimo competitivo tampoco debe provocarte excesiva tensión.
    El ejercicio tiene que ser ligero, de corta duración y con frecuentes descansos. Evita los deportes que supongan un reto demasiado ambicioso al principio.
    Detén la actividad ante cualquier síntoma anormal.
    Termina siempre la actividad con ejercicios de enfriamiento

NUTRICIÓN

  • ¿Qué son las calorías vacías y en qué alimentos se encuentran?

    Se las menciona como el peor de los males, pero qué son, de dónde incorporan los argentinos la mayor cantidad de "calorías vacías" y consejos para recortarlas

    "Calorías vacías" es un concepto que escuchamos con frecuencia pero, ¿de qué hablamos cuando nos referimos a ellas?

    "Son alimentos que aportan una cantidad importante de calorías, pero muy pocos o ningún nutriente", define la nutricionista Liliana Grimberg.

    Suelen estar en productos con mucha azúcar, harinas o grasas, cuyo consumo excesivo puede llevar a problemas como aumento de la presión, diabetes, cáncer y obesidad. El exceso es alarmante porque los alimentos con calorías vacías estimulan el apetito y producen efectos metabólicos adversos, entre otras cosas, señala Grimberg.

    Dónde se encuentran las calorías vacías

    La mayoría de ellas no están en el plato, sino en el vaso. "El consumo en la Argentina proviene, fundamentalmente, de bebidas azucaradas, bebidas alcohólicas, azúcar agregada a las infusiones (siendo el mayor consumo en el mate), y snacks", resume la licenciada en nutrición Silvina Tasat, vocal de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Nutrición. La ingesta nacional de bebidas azucaradas, jugos en polvo y aguas saborizadas se duplicó en los últimos 20 años, advierte.

    Es más, según un estudio regional realizado por el CESNI, los argentinos son los mayores consumidores de calorías provenientes de líquidos (436 kcal diarias), seguidos por los mexicanos y luego los brasileros.

    Las principales fuentes de calorías vacías

    1.Las gaseosas. Una lata equivale a unos seis terrones de azúcar. La probabilidad de que un niño sea obeso aumenta un 60% por cada lata de gaseosa que consume al día, según estudios de la Universidad de Yale. En las mujeres, una lata al día aumenta 23% el riesgo de enfermedades del corazón.

    2.Las bebidas "para deportistas", estimulantes o energéticas. Tienen azúcar en exceso "e insuficientes minerales", según Grimberg.

    3.Los jugos envasados.

    4.El azúcar de mesa. También la miel, el cacao soluble y la mermelada.

    5.Las galletitas, los snacks y las golosinas, así como los helados y los cereales azucarados.

    6.El alcohol. Una lata de cerveza o una copa de vino aportan unas 85-100 kcal. Aunque ambos tienen ciertos beneficios para la salud, el exceso los contrarresta.

    Cómo recortarlas

    -Limitar al máximo las harinas refinadas y alimentos procesados, como pan blanco, galletitas, productos de panadería y snacks, recomienda Grimberg.

    -Reemplazar jugos envasados por las frutas enteras, que dan más saciedad y fibra.

    -Incluir alimentos proteicos, como carnes magras, pollo sin piel, pescado, carnes rojas sin grasa y quesos magros.

    -Para no caer en excesos, se puede disfrutar de esos alimentos con calorías vacías como "un momento programado de placer", sugiere Tasat.

    -Optar por versiones light, sin azúcar agregada, de gaseosas, aguas saborizadas y jugos en polvo.

    -Reemplazar el azúcar agregada a las infusiones por edulcorantes sin calorías, como stevia, sucralosa y otros.

NEUROLOGÍA

  • Consejos para estimular la memoria

    Seguir una pauta de hábitos saludables ayuda a mantener la memoria en buena forma

    La memoria resulta imprescindible en la vida de las personas. No tener la capacidad de recordar o hacerlo en escasa medida afecta a la calidad de vida. Tener una buena o mala memoria depende de muchos factores: el nivel de estrés, el consumo de sustancias toxicas, la capacidad de concentración, la edad, la dieta habitual o la actividad intelectual, entre otros. Sin embargo, seguir unos hábitos de vida saludables y realizar unos ejercicios sencillos ayudan a mantener la memoria en forma. En este artículo se explica cómo hacerlo.

    La memoria es una capacidad mental muy necesaria ya que hace que una persona sepa quién es, qué ha vivido, con quién se ha relacionado... La edad avanzada no tiene por qué estar vinculada a su pérdida, pues el declive propio del envejecimiento está asociado a su funcionamiento, no a la memoria en sí. La degeneración de procesos cognitivos básicos, como la atención, el aprendizaje y la memoria, es uno de los factores que dan una mayor sensación de pérdida de autonomía a las personas mayores. De ahí que frenar su avance se haya convertido en uno de los aspectos que más preocupan en la actualidad.

    Enemigos de la memoria

    Para mantener la memoria en buena forma, es imprescindible seguir una pauta de hábitos de vida saludable. Hay ciertas sustancias y condiciones que son verdaderos enemigos para la memoria:

    Alcohol: en dosis altas provoca, a largo plazo, alteraciones en el sistema nervioso y causa deterioro cognitivo, como encefalopatía de Wernicke (daño cerebral en el tálamo e hipotálamo) y el síndrome de Korsakoff (daño permanente a zonas del cerebro involucradas con la memoria), daño cerebral difuso y demencia alcohólica.

    Fumar: sus efectos nocivos van más allá de las alteraciones cardiopulmonares y se asocian a un mayor riesgo de deterioro de la memoria en la mediana edad, puesto que la nicotina afecta al riego sanguíneo y disminuye la capacidad de atención y retención de información.

    Cánnabis: produce alteraciones de la memoria a corto plazo.

    Fármacos: las benzodiacepinas (como alprazolam o diazepam) pueden actuar sobre la memorización de información nueva, sobre la memoria semántica (conocimientos de cultura general que se van aprendiendo a lo largo de la vida) o sobre sucesos autobiográficos.

    Estrés: tiene efectos desfavorables en la memoria que, incluso en pequeñas dosis, pueden afectar a la memoria a corto plazo de personas jóvenes, con lapsus y despistes frecuentes.

    Deficiente descanso nocturno: el cerebro necesita un tiempo adecuado de sueño y descanso para seleccionar y clasificar los recuerdos y los conocimientos adquiridos durante la jornada. Si el tiempo de descanso se ve disminuido, esta consolidación se altera.

    Alimentación inadecuada: las deficiencias de omega-3 y algunas vitaminas, como la B-12, se asocian con alteraciones cognitivas. También tener niveles de colesterol perjudicial elevados provoca un mal riego sanguíneo en el cerebro.

    Luchar contra esta lista de factores de riesgo modificables -que dependen del estilo de vida de una persona- puede que no eviten la pérdida de memoria, pero sí que puede minimizar su riesgo y enlentecer su aparición.

    Entrenar la memoria en seis pasos

    La nicotina afecta al riego sanguíneo y disminuye la capacidad de atención y retención de información

    Alba Ribas, psicóloga de Lepant Residencial y experta en el diseño de actividades para la memoria, explica que "es importante entrenarla cada día, tenga la edad que se tenga, pero, sobre todo, a partir de los 65 años, edad en la que el cerebro va perdiendo plasticidad y flexibilidad, aspectos que influyen en el almacenamiento de la memoria". Para mantener la memoria el mayor tiempo posible, esta experta aporta unos sencillos consejos:

    1. Jugar a juegos de mesa, de estrategia o de cálculo mental, o los pasatiempos o crucigramas ayudan a mantener la mente en forma, ya que el trabajo intelectual (leer, escribir, comprender...) estimula y conserva la memoria. Incluso las personas mayores se benefician al aprender a utilizar un ordenador por primera vez, ya que el proceso de aprendizaje -que tiene que ser de mínimo 15 minutos diarios-, a pesar de ser más lento que en la juventud, es muy positivo para mantener la mente activa y hacer trabajar a la memoria.

    2. Cambiar las rutinas evita que el cerebro automatice procesos y ralentice su efectividad. Es tan fácil como ir cambiando las rutas habituales que se utilizan para ir al trabajo, a ver a sus hijos o nietos o al mercado.

    3. Entrenar ambos hemisferios cerebrales. Esto se consigue intentando realizar algunas tareas con la mano no dominante, que pueden ser tan sencillas como limpiar o usar el ratón. Las personas mayores pueden probar con cambiarse el reloj de muñeca o variar algún objeto de sitio para buscarlo después.

    4. Socializarse, mejor al aire libre y en grupo. Una vida activa y sociable es un gran entrenamiento, ya que permite recibir estímulos de manera constante y juzgar y contrastar la información sobre temas distintos que proviene de otras personas. Los centros cívicos para hacer actividades grupales o grupos excursionistas o de viajes, como el IMSERSO, es muy buena opción para las personas mayores.

    5. Dormir bien y las horas suficientes. El cerebro emplea las horas de sueño para almacenar y clasificar la información obtenida durante el día. Ayuda a conciliar el sueño mantener un horario y unas rutinas para acostarse y levantarse, no acostarse sin cenar o después de una cena copiosa, evitar las bebidas excitantes y realizar ejercicio físico. Aunque el envejecimiento produce alteraciones en el sueño, sería conveniente dormir alrededor de siete horas diarias. Además de dormir, es bueno hacer prácticas de relajación si se está inmerso en una época de estrés, ya que es el mayor enemigo de la memoria.

    6. Practicar ejercicio físico tres veces a la semana mejora el riego sanguíneo también del cerebro y mejora las funciones cognitivas: caminar, ir en bicicleta o nadar son actividades cardiovasculares muy beneficiosas, de bajo impacto, adaptables a las condiciones de cada uno y recomendadas para personas mayores. También las clases de Pilates, yoga o gimnasia de mantenimiento para mayores son una buena elección

     

TELEVISION ir
 
 
RADIOir
 
radio
1. Don Quijote - Personaje de "Historia Clínica"

1.0 Capitulo AMOR libro "Ellas"

1.1 Drogas peligrosas

1.2 AMOR - Libro "Ellas"

1.3 Libro "ELAS"

1.4 Cefaleas

1.5 Dolor precordial

1.6 Enfermedades del Aedes Aegypti

1.7 El Estrés Electoral

1.8 Concientización del Cáncer de Pulmón

1.9 Los Argentinos tomamos poca agua

2. Estrés

2.0 Brote Psicótico

2.1 Embutidos en la mira

2.2 Meditación en las escuelas

2.3 EPOC

2.4 Cancer De Mama

2.5 Historia Clinica de Tita Merello

2.6 Edema en miembros inferiores

2.7 Consejos nutricionales

2.8 Historia Clinica de Sarmiento

2.9 Hipertensin arterial relacionada con enfermedades autoinmunes

3. Electrocardiograma

3.0 Células cardíacas

3.1 Burn Out en los médicos

3.2 Trastorno afectivo estacional

3.3 Semana de la lactancia materna

3.4 Enfermedad de Parkinson

3.5 Relajación psicofísica y meditación

3.6 Comida y emociones

3.7 40º Aniversario Fundación Favaloro

3.8 Cirugía Estética

3.9 Culebrilla" mitos y verdades

4. Control ginecológico

4.0 Emociones

4.1 Arritmias

4.2 ¿Qué es el EPOC"

4.3 Intensa-Mente de Disney

4.4 La vida social es clave para la salud

4.5 Ventajas de la sopa

 
AGENDA
Please update your Flash Player to view content.
TWITTER@DrLopezRosetti
DrLopezRosetti
Felíz #DíaDelMédico para todos los colegas que día a día hacen honor a nuestra profesión!! pic.twitter.com/WH7zVJCAKX

Sábado, 03 Diciembre 2016174 retweets

 
 
Joomla! meta tags